La verdad es que algunos créditos parecen más atractivos que los ofrecidos por los bancos normales.

Mi amiga Marlene tuvo problemas de salud y no pudo trabajar unos días. Quería solicitar un préstamo al banco pero no estaba segura de cuál le convenía. Visitamos varías paginas bancarias para saber cuáles eran los requisitos y condiciones. Ninguno le convencía. Salimos a dar una vuelta para pensar al respecto y cuando regresamos a su computadora para seguir investigando: aparecían banners con por lo menos diez entidades financieras que ofrecían créditos rápidos y fáciles de obtener.

La verdad es que esos créditos parecen más atractivos que los ofrecidos por los bancos, muchos de ellos dicen que no consultan tu historial crediticio y los puedes obtener tan sólo con llenar un formulario, te depositan el dinero ese mismo día. Marlene me miró con cierta desconfianza y pregunto ¿Es seguro pedir dinero prestado por internet?

La respuesta simple y llana es, en páginas certificadas, generalmente, sí, obtener créditos por internet es seguro, pero como en todo hay que tomar algunas precauciones. Puedes ser objeto de estafas, robo de tus datos personales o créditos que lejos de ser una solución, son un problema a largo plazo.

Ventajas de los préstamos por internet.

Muchas veces tenemos necesidad de liquidez inmediata y no requerimos de mucho dinero, pedir a un familiar o amigo es incomodo, además los bancos y cajas rara vez conceden préstamos con tanta rapidez, hay que esperar por lo menos un par de días.

En internet puedes acceder a créditos en breves minutos, quizá sea su mayor ventaja, pero la verdad es que también ofrecen muchas facilidades. La tasa de interés suele ser más alta que la de los bancos, pero no siempre, algunas empresas ofrecen tasas realmente atractivas.

¿Cómo elegir la empresa que me prestará dinero?

Antes que fijarte en los requisitos y condiciones, tasas de interés y todo eso, recuerda que estás en internet y tiene sus propios métodos de evaluación. Primero revisa si es una página real.

Para distinguir las páginas falsas asegúrate de que la dirección URL del sitio contiene la S final en HTTPS en la barra de navegación. Para asegurarte de que la dirección URL es la correcta escribe tu mismo la dirección URL de la entidad crediticia, evita ser direccionado por enlaces.

Es posible que en la búsqueda de un crédito de este tipo llenes un formulario para pedir información y obtengan tu correo electrónico. No respondas estos correos, es probable que sean scam o phising para obtener tus datos financieros. Nunca accedas a páginas a través de enlaces o abras archivos adjuntos. Las entidades financieras confiables nunca envían correos electrónicos con archivos adjuntos ni solicitando datos o claves de acceso.

Una pista para saber si el crédito que te ofrecen es real o es una estafa, son los precios. Si algo es demasiado bueno para ser real, es que no lo es. Tanto la tasa de interés como las comisiones que te ofrecen deben estar dentro de los parámetros de mercado. Cobrarte tasas muy por abajo del mercado debe hacerte dudar. Si te ofrecen tasas muy bajas, revisa con detenimiento las letras chiquitas del contrato, puede que te cobren comisiones muy altas.

Muchas empresas ofrecen préstamos sin consultar tu historial crediticio. Por muy atractivo que te resulte, tendrá su repercusión en algún momento. Es cierto que no consultan tu historial crediticio, entonces están asumiendo un riesgo alto, por lo tanto, la tasa de interés será muy alta y terminarás pagando mucho dinero.

Encontrarás empresas que solicitan dinero a cambio del crédito por concepto de alguna comisión o gastos por la gestión del crédito. Normalmente, las empresas serias que hacen algún cobro relacionado con un crédito lo hacen hasta que se te otorga, y se descuenta o se suma al propio crédito. Por ejemplo, si solicitas 10 mil pesos, puede que te depositen una cantidad inferior descontando las comisiones que te cobren o que el préstamo sea superior a los 10 mil solicitados, por el cobro de comisiones.

Ten cuidado, la solicitud de dinero por adelantado no es un hecho aislado, La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) ha alertado sobre la existencia de empresas fantasma que ofrecen créditos a cambio de cobrar una cantidad por adelantado y el crédito jamás es otorgado.

Googlea el nombre de la empresa junto con la palabra “opinión” para saber cuál ha sido la experiencia de otros usuarios con esta empresa. Aprovecha diferentes foros para saber sobre la seriedad y formalidad con la que alguna entidad ofrece sus servicios de créditos.

Tal vez consultar con las autoridades el registro legitimo de las entidades crediticias sea lo más seguro, pero no lo más sencillo. Aún así, te recomiendo consultar el Buró de Entidades Financieras, ahí podrás conocer el comportamiento de las instituciones y los productos que ofrecen. Aquí te dejo la liga. https://ifit.condusef.gob.mx/ifit/ftb_vista_general.php

Una vez que estás seguro de que la empresa es seria y está regulada por las autoridades mexicanas en la materia, revisa las características del crédito como en cualquier otro, es decir, la moneda a pagar, intereses, plazos, Monto Total a Pagar y Costo Anual Total del crédito. Compara opciones con la banca tradicional. Además, ten especial cuidado con el manejo de tu información personal y financiera en la red, puedes quedar expuesto a robo de identidad y fraudes electrónicos.

¿Cómo funcionan los créditos por internet?

Tal vez tengas curiosidad sobre cómo es que funcionan y de dónde se financian estás empresas para otorgar préstamos. Aquí te explico, tal vez entendiendo sus procesos te sientas más seguro.

Préstamos entre personas (peer to peer lending).- en este tipo de préstamos, las empresas o plataformas digitales sirven como intermediarios entre personas que requieren un crédito e individuos que desean invertir. Los inversionistas deciden si otorgan el crédito o no. Las tasas de interés y los plazos los puede fijar la empresa o el inversionista. Las empresas ganan dinero cobrando un porcentaje del interés al prestamista.

Prestamos de corto plazo (payday loans).- son empresas que otorgan créditos a corto plazo y por montos pequeños, normalmente no superan los 5 mil pesos. Los plazos no son mayores a 90 días. La tasa de interés la fija cada empresa. Comúnmente efectúan cobros automáticos a cuentas de nómina. Te recomiendo ver el capítulo dos de la serie documental Dirty Money, disponible en Netflix, donde podrás conocer más acerca de este tipo de créditos y serás menos vulnerable a cobros injustos.

Créditos por reputación.- La autorización de estos créditos la hace la empresa en función de la reputación que tenga el solicitante en redes sociales, utilizando sofisticados algoritmos. La red social en la que más basan la autorización del crédito es facebook.

¿Cómo solicitar un crédito por internet?

Los procesos varían de acuerdo a la empresa que hayas elegido, aunque no mucho. Te pedirán que abras una cuenta/perfil, igual que una cuenta de correo electrónico. Posteriormente deberás llenar una solicitud de crédito. En ese momento te dirán si tu préstamo fue aprobado o declinado. Si fue aprobado el crédito, te informaran sobre las condiciones y solicitarán documentación.

¿Qué documentación solicitan? Identificación, comprobante de ingresos (recibos de nómina o estados de cuenta bancarios) y una cuenta a la que te depositarán. Todos los documentos se envían de manera digital.

Si aceptas las condiciones del crédito, te pedirán que firmes un contrato y te depositarán el dinero a la cuenta que señalaste. Los cargos los harán automáticamente en los plazos que acordaron. Si deseas adelantar pagos o liquidar el crédito antes del tiempo acordado, ponte en contacto con la empresa para saber cómo hacerlo.

Inconvenientes de los préstamos por internet.

Además del hecho de que hay muchas empresas estafando gente, tal vez el mayor inconveniente de este tipo de créditos está en las personas que los solicitan. Pues la facilidad con que son otorgados puede llevar a un pozo sin fondo. Te exhorto a nunca solicitar un préstamo para pagar otro del mismo tipo. La única forma en que es correcto hacer eso, es si tienes la posibilidad de conseguir un crédito más barato, de otra manera, esto te haría entrar en un bucle sin fin.

Busca una entidad que promueva el préstamo responsable. Es decir, que te den un trato transparente respecto a términos y condiciones del crédito que solicitas y protección a tus datos personales.

Puede que tu historial crediticio no sea impecable, pero en la medida de lo posible acércate a las entidades que evalúan tu situación financiera para analizar si realmente podrás devolver el préstamo. Las entidades deben actuar de modo imparcial y profesional, atendiendo a tu situación personal y financiera. Para ello contarán con métodos y procedimientos de estudio y concesión de créditos. Si la entidad financiera no te concede un crédito, créeme, es por tu bien y en el largo plazo será mejor.

Marlene solicitó el crédito tomando todas las precauciones, para la tarde ya tenía el dinero en su cuenta, pudo salir de la apuración que la agobiaba. Espero pueda pagar pronto.

 

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *