5 lugares de tu casa que tal vez no has pensado en decorar, y cómo decorarlos. Parte 2: La cama

Parte 2: La cama

En la primera entrega de esta serie te mostramos cómo decorar una mesa de entrada. Hoy nos enfocaremos en cómo estilizar tu cama.

Si, la cama también se decora.

Si nunca has pensado en poner más que un par de almohadas que combinen con una cobija, estás en el lugar correcto para iniciar tu camino hacia la decoración del lugar más cómodo de tu casa.
La decoración de camas ya completa varios años en el universo decorativo, incluso, algunas tiendas de decoración ofrecen cursos sobre cómo arreglarlas y disponerlas. Y no, no son solo sábanas y cobertor, relleno de plumas o sintético.
Entérate de todas las cosas que deberás tener en cuenta (te prometemos que vale mucho la pena)
Pinterest

Imagen de michealadianedesigns.com

¿A quién no le gusta que su recámara se vea acogedora, pero al mismo tiempo con estilo? Y para lograrlo, qué mejor que empezar por la pieza central: la cama.

Crea capas de cobertores

Crear capas de diferente ropa de cama que se complementen en textura y color dará como resultado un ambiente acogedor y una cama en la que cualquier persona tendrá un deseo casi irresistible de meterse.

Algunas de las diferentes capas pueden ser: cobertor de colchones, sábana, manta o cobija, cobertor, apoya pies o manta extra, almohadas y cojines.

Entre ellos pueden combinar o contrastar: como a ti más te guste. Y, definitivamente, prueba combinar diferentes texturas: suaves con rugosas, aterciopeladas con peluditas, así crearás un efecto sensorial acogedor y atractivo.

Pinterest

Imagen de livingaftermidnite.com

Escoge tus sábanas con cuidado

No, escoger las sábanas no es solo ir al super y agarrar las primeras que estén en oferta. Elegir sábanas tiene su ciencia, y no siempre los criterios se basan en el presupuesto.

Hay muchos decoradores que las prefieren blancas, así pueden jugar con diferentes colores en el resto de los elementos. Sin embargo, hoy encontramos una oferta increíble y variada con diseños que son difíciles de resistir.

Eso sí, asegúrate de que tus sábanas sean suaves y que no generen estática. Las mejores para esto son las de algodón: respiran y te mantienen fresco durante la noche.

El “quilt” o la colcha

Muchas personas llaman al quilt, “quilt”, por lo que es un término generalmente aceptado en español y no tendrás problema encontrando uno en las tiendas de hogar. El quilt es una colcha delgada que algunas personas ponen encima de las sábanas y debajo de la cobija.

Esta colcha te ayuda a estar fresco en verano y calientito en invierno. Si sientes mucho calor durante la noche puedes retirar el cobertor y dormir solo con ella.

Además de útil, la colcha le da a la cama un aspecto visual con mucho estilo y, sobre todo, muy acogedor. Cuando ves esas camas como de ensueño en las revistas y te preguntas cuál es el secreto para que luzcan así, casi siempre es el quilt.

Los quilts vienen en diferentes diseños, pero el diseño genérico, blanco, con textura, es el vencedor. Hará que tu cama se vea y se sienta como una nube de algodón.

Pinterest

Imagen de quiltingdigest.com

Duvet sintético, de plumas, o edredón

La pièce de résistance de toda cama. El mercado está lleno de opciones espectaculares para todos los gustos. No hay nada mejor que acomodarse bajo las cobijas con una taza de alguna bebida caliente.

Los duvets pueden ser muy esponjosos o delgaditos, livianos o pesados, y por lo general vienen en color blanco para que puedas utilizar un cobertor de duvet con el diseño que quieras.

Muchos duvets y edredones son de plumas, pero si tienes problemas con este material, puedes reemplazarlos por otros rellenos de fibra sintética o de una mezcla de las dos.

Los de fibra sintética son muy recomendables para personas alérgicas y niños pequeños, y algunas fibras sintéticas son de tan buena calidad, que ni siquiera notarás la diferencia.

Como consejo final, no creas que por ser de pluma el cobertor siempre será de buena calidad. Verifica y pide recomendaciones antes de comprar, pues algunos duvets de mala calidad empezarán a perder las plumas, los tallos empezarán a salir por la superficie y te producirán comezón o peor, podrían lastimar tu piel.

Cobertor de Duvet.

Es la parte divertida, pues podrás escoger entre miles de diseños. Los cobertores de duvet se pueden cerrar con cremallera o con botones.

Las cremalleras son mejores, pues la mayoría de la gente reporta que los botones se caen después de un tiempo.

Escoge un diseño libre de estática y que le transmita a tu recámara esa emoción que estás buscando.

Pinterest

Imagen de dunelm.com

Lo que estabas esperando: Las almohadas y los cojines.

Los hay de varias categorías: las almohadas que se usan para dormir, los cojines (mejor cuadrados) que se usan para poner sobre las almohadas y otros cojines más pequeños que sirven para complementar.

Para todos puedes escoger diferentes estilos de forros y cobertores. En cuanto a cojines, la verdad es que no hay reglas. Puedes ubicarlos de diferentes formas. Aquí te dejamos algunas ideas.

Pinterest

Imagen de nadinestay.com

La manta superior.

La pieza que casi siempre se roba el show. Es la que debe lucir más esponjosa y calientita, pues con ella te cubrirás cuando quieras leer un libro o ver la televisión.

Pinterest

Imagen de theeverygirls.com

Como puedes ver, todos estos aditamentos para la cama no son solo decorativos sino también muy útiles. ¿Cuántos de estos elementos tienes en tu cama? ¿Cuáles usas y con cuales simplemente no puedes vivir?

One response

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *